Padre Francisco Verar

Padre Francisco Verar

Nació en la ciudad de Panamá, el 6 de octubre de 1955. Ingresó al Seminario Mayor San José en 1978, mientras realizaba estudios en Filosofía en la Universidad Santa María La Antigua. En 1983 culminó su licenciatura y el 12 de diciembre de ese mismo año fue ordenado sacerdote.

Luego de trabajar en varias parroquias en la Arquidiócesis de Panamá, se desempeñó como Secretario General del Consejo Presbiteral de la Arquidiócesis desde 1985 hasta 1988. Además, fue profesor de Espiritualidad, Biblia y Mariología en el Seminario Mayor San José.

En el año 1990 partió hacia Roma para estudiar en el Pontificio Instituto de Espiritualidad Teresianum, obteniendo el Diploma de Teología Espiritual. Además, cursó estudios en el Pontificio Ateneo Antonianum obteniendo la Licenciatura en Teología Dogmática con especialización en Espiritualidad y Ciencias.

En la actualidad es director del Movimiento Mariano María Magníficat, que integra las ramas del apostolado del Perpetuo del Rosario, los grupos familiares de oración de la Familia de Nazaret y el movimiento juvenil Oasis de Jesús.

Es autor los libros María Reina de la Paz; Medjugorje 2000; A imagen y semejanza de Cristo; Vivan mis mensajes; María y Las familias y del documental Medjugorje esperanza del nuevo milenio. Ha predicado y dictado conferencias en más de 20 países.

All posts by Padre Francisco Verar

Posted on

Comentario del Mensaje del 25 de Julio

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
"Queridos hijos: que este tiempo sea para ustedes un tiempo de oración. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!" El mensaje de este 25 de mes tiene dos características. Por una parte la Virgen nos recuerda lo que tantas veces nos ha dicho, y que muchas veces sus hijos descuidan. Pero por otra, inusualmente, nos ha hablado brevemente. ¿Por qué razón? No nos lo ha dicho, pero sería temerario sacar nuestras propias conclusiones. Debemos, más bien, concentrarnos en lo que el mensaje dice en sí mismo, en lo que María nos esta pidiendo con todo su Corazón: "oren, oren, oren..". Más información

Más información