Los videntes de Medjugorje

Los videntes de Medjugorje

El fenómeno de Medjugorje nace del testimonio de seis videntes, cuatro mujeres y dos varones que tenían, en 1981, entre 10 y 16 años cuando La Virgen María les fue comunicando a cada uno de ellos una serie de mensajes que aún hoy continúan produciéndose con una periodicidad diferente, y encargándoles también misiones diferentes por las que rezar y ámbitos en los que desarrollar su misión.

Una de las características de las apariciones de la Virgen María en el mundo (Lourdes, Fátima, Guadalupe … )  y, actualmente, en Medjugorje, es la de haber elegido como emisarios de sus mensajes a niños, seguramente por poseer la inocencia y la pureza necesarias para recibir tan celestial regalo. Como ellos mismos explican, la Virgen les eligió ¡precisamente por no diferenciarse en nada de los demás!

Desde el primer día, han defendido con firmeza las apariciones de “la Señora” a pesar de que, en aquellos tiempos, Medjugorje, era un pequeño pueblo de la antigua Yugoslavia, sometido bajo la dictadura comunista y rodeado de una población mayoritariamente musulmana.

La inocencia de los videntes de Medjugorje (  Ivanka Ivankovic, Mirjana Dragicevic, Ivan Dragicevic, Marija Pavlovic, Vicka Ivankovic y Jakov Colo  ) y la fe a prueba de fuego de su población -siempre fiel al cristianismo a pesar de reiteradas invasiones- hicieron que ellos fueran “los elegidos” y Medjugorje “el pueblo escogido”.

Ningún de ellos ha optado por la vida consagrada, todos han contraído matrimonio, lo que parece subrayar la importancia de la familia en los tiempos actuales como motor de la Nueva Evangelización.  Transmiten al mundo los mensajes y, junto con Jelena y Marijana Vasilj, las enseñanzas maternas para nuestra salvación.

LOS VIDENTES

Desde el inicio de las apariciones comenzaron las persecuciones de los videntes, de sus padres y sus familias, de los parroquianos, de los sacerdotes e, incluso, de los peregrinos. Los videntes fueron llevados para ser interrogados por la policía y para ser sometidos a exámenes psiquiátricos; siempre resultaron gozar de buena salud. Hecho igualmente confirmado por exámenes que le fueron practicados en los años subsiguientes.

El padre Jozo Zovko, que era entonces el párroco, fue arrestado al mes y medio de las primeras apariciones. Un tribunal comunista condenó a este hombre inocente a ir a la cárcel.

Gracias a las apariciones de la Virgen, Medjugorje – una parroquia rural ordinaria – se transformó en un lugar que congrega a una multitud de peregrinos venidos de todas partes del mundo (en el curso de los 20 primeros años, ha sido visitado por cerca de 20 millones de personas), y por tanto, en uno de los mayores centros de oración del mundo, comparable con Lourdes y Fátima. Incontables testimonios de peregrinos atestiguan que precisamente en este lugar han encontrado la fe y la paz.  Según el testimonio unánime de los videntes, la Virgen les da mensajes para ser transmitidos a la parroquia y al mundo. Tratan principalmente sobre la PAZ, la FE, la CONVERSION, la ORACIÓN y el AYUNO. Los parroquianos y los peregrinos deben primero convertirse en testigos de las apariciones y de los mensajes, para después, junto con los videntes, colaborar con la Reina de la Paz para el cumplimiento de su plan: la conversión del mundo y su reconciliación con Dios.

Locuciones de Jelena y Marijana Vasilj

A fines de 1982, la Virgen, por medio de locuciones interiores (Locutio cordis) se dirigió a dos niñas de diez años: Jelena y Marijana Vasilj. Desde 1983 a 1987, a través de su grupo de oración, la Virgen dio consejos al movimiento de oración formado desde el inicio de las Apariciones. Los mensajes de la Virgen en Medjugorje forman una escuela específica de paz, de oración y de amor.

Puedes acceder al testimonio de Jelena

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina