Posted on

Mensaje del 25 de Diciembre de 2002

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
¡Queridos hijos! Este es tiempo de grandes gracias, pero también es tiempo de grandes pruebas para todos aquellos que quieran seguir el camino de la paz. Por eso, hijos míos, nuevamente os invito: orad, orad, orad; no con palabras sino...

Más información