Mensaje del 25 de diciembre de 2001:

“¡Queridos hijos! Hoy cuando Jesús nace nuevamente para ustedes, deseo invitarlos de manera especial a la conversión. Oren, oren, oren por la conversión de vuestro corazón, para que Jesús nazca en todos vosotros, habite en vosotros y reine en todo vuestro ser. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado! ”.

Payasos de circo, millonarios y pobres mendigos

Hace poco leí una tira cómica muy divertida, que lamentablemente muestra un sentimiento común sobre la demora de la segunda venida de Jesús. Un joven “muchacho nuevo” vestido con una túnica blanca, lleva puesta una cámara “go pro” en la frente y sostiene un cartel que dice “El final está cerca”; camina junto a dos hombres mayores que están vestidos igual a él y tienen los mismos carteles mientras en el subtítulo se lee: “Todos comenzamos a pensar que seremos testigos”.

Sin embargo, durante el advenimiento, el problema se profundiza y no es solo una cuestión de demora. De hecho, la doble naturaleza de esta época sagrada, muestra la anticipada espera para celebrar el nacimiento del Mesías y su segunda venida, la cual a menudo se siente en primer lugar como no auténtica (esperando un nacimiento que ya ha ocurrido) y en segundo lugar un ejercicio inútil sin esperanza, dado que la demora es ya de dos mil años.
Pero eso no es todo. La siguiente alegoría tomada de la famosa historia de Kierkegaard ilustra el mayor obstáculo para penetrar en la época.

Se cuenta la historia de un circo ambulante en Dinamarca que se incendió. El gerente rápidamente decide enviar a uno de los payasos a la aldea vecina para pedir ayuda antes de que el fuego se extienda y queme completamente el circo y, por lo tanto, ponga en peligro a la aldea. El payaso corre hacia la ciudad y trata desesperadamente de obtener ayuda. Sin embargo, los aldeanos no toman en serio la advertencia del payaso, creyendo que es una especie de publicidad para promover el circo. Cuando el payaso intenta rogarles con más seriedad que escuchen su advertencia, es solo en vano ya que la gente lo ignora. Y así, inevitablemente, el fuego devora el circo, y luego se extiende hacia la aldea, que también arde.

Esta trágica historia es una analogía acertada que describe cómo muchas personas en nuestro mundo perciben a los sacerdotes de las iglesias que predican el arrepentimiento y la conversión durante el Adviento. Estos sacerdotes religiosos, vestidos con su atuendo medieval, exaltando a los fieles para que “preparen el camino para el Señor” pueden parecer payasos hipócritas e incrédulos que promueven la autopromoción de su Iglesia o que quizás están anunciando al lobo como el pastorcito mentiroso.

Sin embargo, para la mayoría de los católicos, la cuestión de la credibilidad es simplemente un síntoma del problema de raíz que se encuentra en la naturaleza mal entendida de la propia metanioa que, como explica el Papa Francisco, es un viaje de conversión.

Aquellos de nosotros que pensamos que el llanto de San Juan Bautista en el desierto es un llamado de atención para que comencemos el esfuerzo extenuante de preparar el camino para el Señor antes de que sea demasiado tarde, solo tenemos la mitad de la razón.

El Padre Cantalamessa, predicador de los últimos tres Papas, explica que la palabra griega para conversión es metanoia y habla de la transformación de la mente y del corazón a través del arrepentimiento lo que conduce a una nueva vida.

El significado del término fue cambiado radicalmente por su contexto con la venida de Cristo.

Según Cantalamessa, la conversión en el Antiguo Testamento significaba un “retroceso” (del término hebreo, “shur”, que significa revertir el rumbo, o retroceder en sus propios pasos). Describía lo que debe hacer un pecador que no estaba “en curso” para ser salvo; Es decir, volver a la observancia de la ley. Para ser efectiva, por lo tanto, la conversión requería hacer un cambio real de dirección, un “giro en U”.

Sin embargo, este significado cambió cuando lo habló Jesús. En este contexto, la conversión ya no significa volver a la observancia de la ley; más bien, significa dar un gran salto de fe hacia adelante y abrirse al Reino, que está cerca, ya presente a través de Cristo y, por lo tanto, aceptar la salvación como un regalo gratuito.

En efecto, la conversión y la salvación han cambiado de lugar.

Ya no tenemos que intentar el esfuerzo humano de convertirnos para ser salvos, sino que se nos ha ofrecido gratuitamente la salvación como un regalo por iniciativa de Dios.

Dios nos ofrece la salvación como un regalo generoso y gratuito con la esperanza de que en respuesta nos convirtamos. Ésta es verdaderamente la buena noticia de la “buena nueva” que los ángeles cantaron a los pastores y es la alegría más profunda del mensaje evangélico de conversión.

Dios no esperó a que demos el primer paso, cambiemos nuestras vidas o hagamos buenas obras, como si la salvación fuera una compensación por nuestros esfuerzos. No; La oferta gratuita del regalo de la gracia precede y es únicamente iniciativa de Dios.

La buena nueva entonces no comienza con la ley, sino con la gracia.

La mejor respuesta a este regalo es preparar nuestros corazones para aceptar la gracia, superando los grandes obstáculos y rellenando los escollos que impiden que Su gracia entre en nosotros.

De esta manera, no se trata de que entremos al cielo, sino de que el cielo nos llegue a nosotros.

Esta Navidad, Dios no solo quiere nacer en nuestro mundo o en la tierra o en un pesebre, sino en nuestra vida cotidiana y de manera más específica y concreta en nuestros corazones para que Él pueda habitar no solo entre nosotros sino dentro de nosotros.

Permítanme concluir con una historia sobre un millonario y un pobre mendigo que describe de manera conmovedora el deseo más profundo de Dios.

Una Navidad, un millonario decidió que encontraría al mendigo más pobre y le ofrecería un boleto de avión para ir a cualquier lugar que quisiera en el mundo. Rápidamente encontró a un hombre sin hogar cuya única pertenencia era una pequeña bolsa.

Le explicó al mendigo que esta Navidad podía elegir un viaje con todos los gastos pagados a cualquier lugar que quisiera en el mundo. El pobre mendigo, humildemente agradeció al hombre por su generosidad, pero se negó y le dijo: “No creo que tenga suficiente dinero para enviarme al lugar al que siempre he querido ir desde que era un niño”. El millonario, sorprendido por Su respuesta, le dijo que podía enviarlo a donde el quisiera ir. El mendigo respondió: “el único lugar en el que siempre quise estar es dentro del corazón de alguien que realmente me ame.”

Esta es la esencia y el significado de la Navidad: Jesús, el pobre mendigo que sufrió, murió y fue sepultado y resucitó, precisamente para vivir en el corazón de alguien que realmente lo ame.

Esta Navidad abre todo tu corazón y elimina cualquier obstáculo que impida que Jesús esté en el corazón de alguien que realmente lo ame.

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina