Posted on

Mensaje anual del 18 de Marzo de 2012 a Mirjana

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
Queridos hijos: Vengo entre vosotros porque deseo ser vuestra Madre, vuestra intercesora. Deseo ser un vínculo entre vosotros y el Padre celestial, vuestra mediadora. Deseo tomaros de las manos y caminar con vosotros en la lucha contra el espíritu impuro....

Más información

Posted on

Mensaje del 25 de Enero de 2012

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
Queridos hijos, con alegría también hoy os invito a abrir vuestros corazones y a escuchar mi llamada. Yo deseo acercaros de nuevo a mi Corazón Inmaculado, donde encontraréis refugio y paz. Abríos a la oración, hasta que ésta se convierta...

Más información

Posted on

Mensaje anual del 25 de Diciembre de 2011 a Jacov

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
Queridos hijos, hoy de manera especial, deseo conduciros y estregaros a mi Hijo. Hijitos, abrid vuestros corazones y permitid a Jesús que nazca en vosotros, porque solamente así, hijitos, vosotros mismos podréis experimentar su nuevo nacimiento y, con Jesús en...

Más información

Posted on

Mensaje del 25 de Julio del 2011

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
Que este tiempo sea para vosotros tiempo de oración y de silencio. Dejad descansar vuestro cuerpo y vuestro espíritu, y que permanezcan en el amor de Dios. Permítdme hijitos que os conduzca, abrid vuestros corazones al Espíritu Santo para que...

Más información

Posted on

Mensaje del 25 de Mayo del 2011

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
¡Queridos hijos! Mi oración hoy es para todos vosotros que buscáis la gracia de la conversión. Llamáis a la puerta de mi Corazón, pero sin esperanza ni oración, en el pecado, y sin el sacramento de la Reconciliación con Dios....

Más información