Miles de peregrinos de todo el mundo, así como de la parroquia de Medjugorje y parroquias de los alrededores, en una  columna impresionante, han llegado delante de la iglesia de Santiago Apóstol en Medjugorje en la Marcha por la Paz, que comenzó frente a la iglesia de San Antonio en Humać. Los peregrinos con las banderas de Brasil, Ucrania, Croacia, Corea, Francia, Rumanía, Austria, España… fueron bendecidos en su partida por el guardián de Humac, P. Dario Dodig, y conducidos durante la Marcha por el párroco de Medjugorje, P. Marinko Šakota, frente la iglesia de Santiago Apóstol en Medjugorje,  los peregrinos fueron recibidos por el P. Zvonimir Pavičić, quien al final de la Marcha por la Paz dirigió la bendición con el Santísimo Sacramento del Altar.

La misma se realiza desde 1992, y un habitante de Ljubuški, que no quería estar frente a nuestros micrófonos y cámaras, nos dijo que había participado en todas las Marchas por la Paz, y que nunca había habido tanta gente.

«Esta es la Marcha por la Paz más numerosa hasta ahora», confirmaron muchos feligreses que han participado en ella muchas veces.

Por la tarde, se celebró por segunda vez la Gran Peregrinación Votiva desde la iglesia de Čitluk a la iglesia de Medjugorje. Al final, el párroco de Čitluk, P. Miro Šego, agradeció y bendijo a los numerosos peregrinos que participaron.

«Gracias al padre Miro por organizar esto. Estamos encantados de haber podido participar. Fue hermoso, y durante ocho semanas hicimos una peregrinación desde Čitluk a la Colina de las Apariciones, en la que toda Herzegovina se unió a nosotros, preparándose para esta gran peregrinación votiva», los participantes se llenaron de alegría, y luego comenzó el programa de oración de la tarde.

El rosario, como todos los días en esta novena, fue rezado a la Reina de la Paz por los feligreses de Medjugorje, y la misa central vespertina fue presidida por el P. Miro Šego, con la concelebración de 260 sacerdotes. Dijo en su sermón que: «en la celebración de esta noche en la que nos reunimos en este lugar de la Virgen y su santuario, queremos agradecer primero a Dios y a la Reina de la Paz por estos 40 años de gracia que ha derramado sobre Medjugorje, y a todos los que a lo largo de estos años lo han visitado».

En su sermón, el P. Miro habló metafóricamente sobre álbumes de fotos y luego destacó las imágenes más significativas de Medjugorje en los últimos 40 años. Estos son: los videntes, el pueblo de Bijakovići y la parroquia de Medjugorje, la iglesia y sus alrededores, los peregrinos y la Reina de la Paz. Al final, enfatizó que: «hemos permanecido fieles recibiendo tus mensajes, Madre».

Humanamente durante estos 40 años, nos hemos sentido cansados. Desafortunadamente, hoy en día se habla muy poco de ti en las familias.

Ese murmullo de oración familiar que era tan poderoso frente a nuestras casas, es como si hubiera desaparecido, se reza tan poco y brevemente hoy, la Biblia y el ayuno ya no se mencionan. Perdónanos Madre por los momentos en que teníamos oídos duros y el corazón cerrado.

Pero tú no nos abandonaste, sino que todos los meses, como madre nos alentabas y nos llamabas una y otra vez: ‘Gracias hijos por haber respondido a mi llamada’.

Esta noche nuevamente me entrego y consagro a ti, Madre, y bajo tu manto maternal encomiendo a todas estas personas reunidas aquí en Medjugorje, así como a todos aquellos que han encontrado la paz, la alegría del corazón y la voluntad de vivir, pero por las circunstancias actuales no han podido visitar Medjugorje.

Todas estas fotografías enumeradas del álbum, muchas otras que hemos grabado en lo profundo de nuestros corazones y los recuerdos a lo largo de estos 40 años, son la razón por la que esta noche podemos glorificar a Dios y decir con todo nuestro corazón: “Gracias Madre por 40 años de gracia”, concluyó el P. Miro Šego. (FOTO)

Compartir: