Un saludo del vidente Ivan Dragicevic en este tiempo de pandemia

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina

22 de marzo de 2020

Una reflexión personal del vidente Iván Dragicevic:

A veces los regalos no parecen bendiciones, pero pueden serlo. Lo mismo ocurre con este invitado no deseado, inesperado e intimidante… tal vez sea una maldición, tal vez una bendición.

El mundo permanece en silencio por un momento, el gigante industrial está en silencio, todas las personas son iguales de nuevo, tanto grandes como pequeñas, temblando con el mismo miedo ante lo desconocido …

Dicen que finalmente se puede ver el cielo sobre Italia y que los italianos están socializando, conociendo y amando a sus vecinos, las paredes de los balcones y las ventanas de vidrio ya no son obstáculos. Ya no habrá silencio en las habitaciones y los ascensores. Todo el mundo cristiano está orando junto por lo mismo. Las familias finalmente se conocen, comparten entre ellos, socializan y rezan en voz alta, y de repente hay mucho tiempo. El virus también ralentiza los tiempos.

¿Cuál es la prisa? ¿No ves lo pequeño e indefenso que eres en comparación con algo mucho más pequeño que tú? – ¿Qué haces contigo mientras tus días han sido contados como los cabellos de tu cabeza?

Detente y escucha el silencio, regresa a tus raíces y reza a Dios. Sientes miedo desesperado por tu cuerpo, pero en cuanto a tu alma, ¿cómo la estás preparando?

Algunos regalos no nos parecen bendiciones, pero lo son… Abre los ojos para ver cómo una pequeña partícula desconocida cambia tu mundo, y Alguien arriba está viendo todo, y qué crees, ¿sonríe?

Los saludo a todos y, con la cabeza en alto, oren a nuestro Señor Jesucristo.

¡Saludos y unido contigo en oración!

 Ivan Dragicevic

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina