La cultura de nuestro tiempo tiene la costumbre de celebrar los cumpleaños y esa es la fecha importante que define nuestra identidad básica.

Esta fecha se encuentra en los documentos, como el documento de identidad o el pasaporte, y la edad de nuestro crecimiento y educación, las promociones laborales o incluso la jubilación se calcula a partir de esa fecha.

Además de la fecha del nacimiento, también tenemos el registro del género, así como el lugar de nacimiento, otro componente que marca nuestra identidad.

Los cumpleaños también son una oportunidad para recordar los antecedentes familiares, a nuestros primos y antepasados. Al mismo tiempo, usamos este día para expresar nuestros deseos sobre el futuro, los proyectos o incluso nuestras expectativas. Las bodas de plata, oro, diamantes y platino en esta tierra se convierten, por lo tanto, en fechas importantes.

Oigamos también las palabras de nuestro Señor Jesús que dice acerca de la mujer: “Cuando una mujer está de parto, está angustiada porque ha llegado su hora, pero cuando ha dado a luz a un hijo, ya no recuerda el dolor a causa de su alegría porque un niño haya nacido en el mundo “.

Cuán grande debe haber sido la alegría de Joaquín y Ana, cuando después de tantos años de espera, recibieron el nacimiento de su hija, que nunca dejó de ser su alegría.

Hoy, sin embargo, celebramos la Natividad de la Santísima Virgen María. ¿Qué sabemos sobre este evento? No sabemos la fecha exacta del calendario de este evento, así como no sabemos la fecha exacta en que nació Cristo, pero esta fiesta se ha celebrado el 8 de septiembre, desde los primeros siglos del cristianismo.

¿Dónde nació María? Esta es la otra pregunta que podemos plantear. La historia de Jerusalén apunta al lugar concreto: no muy lejos del templo en esos días, cerca de la piscina Bethesda, cerca de la Puerta de las Ovejas.

Fue allí más tarde cuando Jesús, el Hijo de María, sanó a muchos que estaban enfermos, cojos y lisiados; en las cercanías de esa piscina también estaba la casa de Joaquín y Ana, según los relatos.

Hoy, tenemos la basílica de Santa Ana allí, de arquitectura románica simple y muy hermosa, y bajo tierra hay igualmente la hermosa y brillante cueva de la Natividad de la Madre de Dios.

Según las mismas relatos, cuando María tenía solo unos pocos años, sus padres la presentaron en el Templo del Señor, para que sirviera allí a Dios. Mientras subía los escalones del templo, ella no miró hacia atrás y todos los que presenciaron ese evento se sorprendieron enormemente por eso.

Queridos parroquianos y peregrinos,

“Tu nacimiento, oh Virgen Madre de Dios, proclama alegría al mundo entero, porque de ti surgió el glorioso Sol de Justicia, Cristo nuestro Dios”. Esta es la antífona de Bizancio, y la antífona de entrada de hoy es muy similar: “Celebremos con alegría la Natividad de la Santísima Virgen María, porque de ella surgió el sol de justicia, Cristo nuestro Dios “.

Hermanos y hermanas,

¡Nunca es posible exagerar un evento tan grandioso! Este es también otro misterio de nuestra fe. La Concepción de la Santísima Virgen María precedió a su Natividad, algo entendido de dos maneras.

Concebida por sus padres, San Joaquín y Santa Ana, en la naturaleza humana como su hijo biológico, la flor más hermosa de la humanidad, el fruto de muchas generaciones, como lo describieron los Evangelios.

Al mismo tiempo, su concepción también era Inmaculada, la intervención creadora de Dios. Llena del Espíritu Santo desde el primer momento de su existencia, se convirtió en la nueva criatura, libre de todo pecado y maldad. Dios ha grabado en su alma su propia imagen y semejanza, para no ser eclipsado por nada, ha creado la obra maestra de la bondad y la belleza, el culmen de toda la creación.

San Andrés de Creta dijo: “¡ La Natividad de Theotokos y su propósito y fin, la unión de la Palabra con la carne, el más glorioso de todos los milagros! La Virgen nace, Ella crece y se levanta y se prepara para ser la Madre del Dios Soberano de todas las edades”.

La Nueva Eva fue concebida y nacida, Madre de todos los fieles. Su nacimiento fue real: ella vino al mundo como la princesa, destinada a reinar. Ella fue asunta en el Cielo en cuerpo y alma, coronada como la Reina del Cielo y la Tierra y de toda la creación.

Ella es la Reina de las personas y de los ángeles y la Madre de Jesucristo. Ella no solo es nuestra madrina en el bautismo, sino que es el testigo auténtico de nuestra Confirmación y de la Primera Comunión.

Como está llena de gracia desde el principio, reza por nosotros Espíritu Santo, a quien nosotros recibimos en los sacramentos de la iniciación cristiana y, por lo tanto, tomamos el Cuerpo y la Sangre de Jesús, que proviene de Ella.

¿Qué le traemos como el regalo de cumpleaños, como el regalo del corazón agradecido? Lo primero que le traemos a ella es la obligación de respetar el cuarto mandamiento de Dios: Honra a tu padre y a tu madre. María honró a sus padres y fue obediente con ellos. (Hay algunas pinturas que muestran cómo Santa Ana le enseñó a leer). Fue obediente de la misma manera que Jesús le obedeció a ella y a San José más tarde.

Le traemos nuestro gran deseo de escuchar Su voz y seguir Sus instrucciones: orar juntos, abrir los corazones la llamada de Dios y llenarnos a nosotros mismos y a nuestros respectivos ambientes con paz.

¡Que su título, la Reina de la Paz, sea para nosotros una pauta y un modelo en el mundo de los conflictos y las divisiones! ¡Reina de la Paz, ruega por nosotros! Amén.

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina