Fecha: 18.11.2019.

El Arzobispo D. José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, visitó Medjugorje y pasó un tiempo en Bosnia-Herzegovina. En Mostar se reunió con el Provincial de la provincia franciscana de Herzegovinia, el P.  Miljenko Steko, además de visitar a los novicios de dicha zona y hablarles sobre su vocación religiosa. En Medjugorje concedió una entrevista para radio Mir Medjugorje al editor jefe Sanja Pehar, en la que habló sobre la elección del P.  Miljenko Steko como Presidente de la Unión de Franciscanos Menores de Europa.

»Me gustaría dar las gracias al P. Miljenko y mostrar mi gran satisfacción al saber que los Provinciales de Europa confiaban tanto en él. Yo ya he vivido esa experiencia y no me cabe duda de que será una enorme gracia para él y para toda Europa, pues soy consciente de que tiene muy buenos planes para la Europa franciscana.”

 

La Europa franciscana no está muerta

Pude hablar con él antes que otros hermanos franciscanos en Mostar y le pedí algo muy concreto: que gritara en voz alta que la Europa franciscana no está muerta, que la vida religiosa en Europa no está muerta. Basta con echar un vistazo a las provincias franciscanas de Croacia y Bosnia-Herzegovina, en las que gracias a Dios hay muchas vocaciones. Tuve la oportunidad de conocer a los diez jóvenes novicios en esta Provincia y, son muchos para una sola Provincia.  Estoy seguro de que aunque hay problemas con las vocaciones en Europa, aquí hay mucho que ofrecer. La vida religiosa en Europa debe abrirse a la vida consagrada del mundo entero, ya que Europa necesita dar y también debe poder recibir. Hay infinidad de misioneros y religiosos que sirven en todos los continentes. Al P. Miljenko y su equipo les esperan con toda seguridad grandes logros y éxitos. Han de dar a conocer la vida franciscana al mundo entero y enriquecer a Europa, que sufre de laicismo, para poder aceptar todo lo bueno que proviene de los demás continentes. Los valores evangélicos no son los valores del mundo moderno y la sociedad y con frecuencia hemos de nadar contra corriente; pero saldremos purificados y fortalecidos.»

El Arzobispo Carballo pasó su segundo día en Medjugorje donde viajó por sexta vez como General de la Orden Franciscana y, en esta ocasión, como Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

 

Es bueno estar en Medjugorje

»Cada vez que vengo a Medjugorje me siento como en casa, en la casa de mi madre.  Todos sus hijos son bienvenidos y mis hermanos franciscanos de esta provincia me dan la bienvenida en cada ocasión como si fuera uno de ellos.  Realmente disfruto estando aquí y he de dar las gracias a nuestro Papa Francisco por haber elegido al Arzobispo Hoser como Visitador Apostólico y por haber permitido peregrinaciones oficiales a Medjugorje”, declaró Mons. Carballo. También expuso los motivos por los que había venido esta vez a Medjugorje.

»Vine a reunirme con las distintas comunidades de Medjugorje, 18 comunidades nuevas. ¿Cuál es mi objetivo? ¡En la Iglesia hay lugar para todos! Sucede del mismo modo que a los franciscanos una vez deciden seguir a su comunidad: las nuevas comunidades y miembros de la vida consagrada, todos bajo una sola condición, han de seguir a la Iglesia y colocar el Evangelio de Jesucristo en el centro de sus vidas», declaró Mons. Carballo.

Por otra parte, Mons. Carballo invitó a todos a vivir la lógica de la generosidad, ya que esa es la lógica de Dios. “Te invito a que juntos vivamos esa lógica, por Dios y por el prójimo. Vivamos para morir en lo que tenemos, ya que sólo así podemos nacer para la vida eterna. Hemos venido desde distintas partes del mundo a este lugar donde uno puede sentir la presencia de Nuestra Señora y ha sido Ella la única que ha vivido esa lógica por completo entregándose a Dios y a los demás.”

 

Miremos el futuro con esperanza

»En cada momento el Señor puede llamarnos a cualquiera de nosotros, independientemente de las condiciones en las que vivamos. En el Antiguo Testamento vemos los ejemplos en los que Dios invitó a algunos al templo, a otros a la vida y trabajo consagrados. Medjugorje es uno de esos lugares donde el Señor puede llamarnos, ya que este es un lugar de oración y conversión. ¡Esta es la casa de María!  Sé de cuánto se ha valido el Señor de este lugar para despertar los corazones llamándolos a la vida consagrada. Debemos darle las gracias por ello, ya sea por las llamadas a la vida religiosa, consagrada o en familias. Mons.  Carballo invitó a todos a mirar al futuro con esperanza en lugar de lamentarnos por el pasado que ni vuelve ni volverá.

»Mi mensaje para los jóvenes es, junto con el de Juan Pablo II, el de animaros a abrir de par en par las puertas a Jesús y, como dijo el Papa Francisco, ¡no permitáis que nadie os robe la esperanza y alegría!  Aquellos de vosotros que estéis enfermos y ancianos no estáis solos. El Señor te sigue amando, usa tu debilidad para que la fuerza de Jesucristo se refleje en ti cada vez más. Son los adultos los que trabajan sin cesar por el bien de sus hijos; y no es que sea malo estar comprometido para garantizar un mejor futuro para los hijos, pero sin olvidar que el mayor tesoro que podéis darle a vuestros hijos y nietos es vuestro amor.  Lo más importante es construir la familia, los valores de amar a Jesús, a la Virgen María y al prójimo” declaró el Arzobispo D. José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, quien a su vez presidió la Santa Misa celebrada en la iglesia de San Santiago Apóstol.

TRADUCCIÓN: Rocío Mantaras (Fundación Centro Medjugorje)

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina