El pasado 16 de marzo celebramos el 85º aniversario de la construcción de la cruz en el monte Krizevac y de la primera Santa Misa que se celebró al pie de la cruz.

La montaña se hizo famosa en todo el mundo en las últimas décadas gracias a la idea de construcción de la cruz sugerida por el párroco de aquellos días, el Padre. Bernardin Smoljan. Los feligreses sólo tardaron 52 días en construirla tras la sugerencia realizada el 21 de enero de 1934, ya que el mundo entero estaba celebrando el Año Jubilar de nuestra Salvación. La cruz fue construida entre el 12 de febrero al 10 de marzo de 1934.

Las reliquias sagradas que el párroco recibió de Roma justo antes de la construcción fueron incrustadas en la cruz. El párroco le pidió al obispo Misic que le permitiera bendecir la cruz un día entre semana, a lo que el obispo acepto gustosamente. La cruz fue bendecida el viernes 16 de marzo de 1934 y el sacerdote de la parroquia escribió que “Las noticias sobre esta cruz se difundieron rápidamente por toda la parroquia, todos esperaban con cierta ansiedad que las obras comenzasen y se completasen”. Cada invitación de contribución en el altar fue respondida y todos se apresuraron a ofrecer más por esta causa. Las contribuciones fueron muchas y algunas casas incluso proporcionaron fuerza de trabajo, de modo que este proyecto avanzaba más y más.

El proyecto fue realizado por Simun Boras, de Mostar, y Ante Dugandzic Redzo, de Medjugorje, dirigió las obras. Fue el 16 de marzo, a las 9 de la mañana, cuando una procesión de mucha gente subió. Estaba formada por la Orden Secular Franciscana que llevaba una bandera con el nombre de Jesús, los escolares, el sacerdocio y muchas otras personas. Las campanas de la iglesia tañían todo el rato, se rezaba el rosario y se cantaban las letanías de Nuestra Señora. La cima del monte estaba llena de muchísima gente que esperaba la llegada de la procesión. A las 10 am, comenzó el servicio. Se dio un discurso y se leyó la carta del obispo, así como otros saludos. Luego se celebró la solemne bendición de la Cruz y, con gritos de alegría, la colina pasó de llamarse de Sipovac a Monte de la Cruz (Krizevac). La Santa Misa fue celebrada por el párroco de Studenci, P. Grgo Vasilj.

En 1988, después de la Fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María, la Cruz fue reconstruida, así como el área que la rodea. Las Estaciones del Vía Crucis, obra del artista italiano Carmelo Puzzolo, se hicieron de bronce y fueron financiadas por varios empresarios italianos. Las estaciones llegaron a Medjugorje con anterioridad, pero fue en 1988, cuando el gobierno permitió que se pusieran allí. Las estaciones son una verdadera obra de arte y una gran ayuda para los peregrinos en la oración y la devoción a Jesús sufriente.

Hoy en día, el Monte de la Cruz (Krizevac) es uno de los destinos de peregrinos más visitados en Medjugorje, y los feligreses y peregrinos se reúnen todos los viernes para hacer la oración del Vía Crucis. Cada una de las piedras que nos llevan a la cima ha sido pulida por millones de pies que han subido a este lugar con oración y devoción personales.

La Santa Misa en el Krizevac se celebra cada año en el primer domingo después de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, que este año será el 15 de septiembre de 2019. En la galería de fotos se puede ver cómo ha sido la montaña de la cruz en los últimos años y cómo es la historia de la cruz.

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina