Oración con el Mensaje de la Reina de la Paz del 25 de Mayo de 2017

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

 

  1. ORACION AL ESPIRITU SANTO

 

“Ven Espíritu Santo. Libérame, para que no alimente la impaciencia y el desprecio hacia otras personas. Toma mi mirada para que pueda mirar a los demás como Jesús, con inmensa paciencia. Contemplo a Jesús, tan comprensivo con los pecadores, tan paciente y compasivo con las debilidades de sus discípulos, tan cercano a todos. Quiero aprender de Jesús, paciente y humilde, para encontrar descanso y alivio en mis impaciencias. Bendigo a todas las personas que me molestan, que me desagradan, que me cansan, que me perturban, que me interrumpen. Las bendigo para que sean cada día más bellas y santas, para que reflejen tu amor y tu hermosura. Pasa tu mano por sus vidas para que sean felices. Ven Espíritu Santo a mi vida, penetra en mi interior, acaríciame con tu divina calma. Cura las heridas de mi intimidad que me llevan a rechazar a los demás. Sana la raíz de mi intolerancia, de mis malas reacciones, y regálame el don de la paciencia. Amén.”

 

  1. LEEMOS EL MENSAJE CON EL CORAZON DE MANERA PAUSADA

 

“Queridos hijos, el Altísimo me ha permitido invitarlos de nuevo a la conversión. Hijitos, abran sus corazones a la gracia a la que están todos invitados. Sean testigos de la paz y del amor en este mundo inquieto. Su vida aquí en la Tierra es pasajera. Oren para que a través de la oración anhelen el Cielo y las cosas del Cielo, y sus corazones verán todo de manera diferente. No están solos, yo estoy con ustedes e intercedo ante mi Hijo Jesús por ustedes. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

 

  1. ORAMOS CON EL CORAZON A MARIA NUESTRA MADRE

 

“Queridos hijos, el Altísimo me ha permitido invitarlos de nuevo a la conversión”

 

Madre Santísima, Reina de la Paz, te damos gracias por tu amor y tu cuidado permanente para con nosotros. Gracias María por traernos la salvación, por llamarnos a la vida en Dios. Adoramos al Padre por medio de su Hijo Jesucristo, que nos llama a la gracia. Bendito sea Dios que te hace portadora de su llamada de amor. Padre Nuestro. Ave María. Gloria. Oramos en silencio y con el corazón.

 

“Hijitos, abran sus corazones a la gracia a la que están todos invitados”

 

Ayúdanos Madre y enséñanos a abrir nuestro corazón por medio de nuestra decisión y disposición para Dios. Toma en tus manos nuestros pequeños esfuerzos y ábrenos a la gracia. Danos prontitud de corazón como el tuyo para decir Si a Dios que nos llama a vivir en su Hijo Jesucristo. Padre Nuestro. Ave María. Gloria. Oramos en silencio y con el corazón.

 

“Queridos Hijos, sean testigos de la paz y del amor en este mundo inquieto. Su vida aquí en la Tierra es pasajera”

 

Madre llena de Misericordia, enséñanos a ver nuestra vida como un regalo permanente de Dios. Que podamos descubrir y aceptar que nuestra vida es solo un tiempo en este mundo pero que nos espera la eternidad. Alcánzanos la paz y el amor verdadero que viene de Dios, para vivir con alegría y dar testimonio en este mundo lleno de tantas inquietudes. Padre Nuestro. Ave María. Gloria. Oramos en silencio y con el corazón.

 

“Queridos Hijos, oren para que a través de la oración anhelen el Cielo y las cosas del Cielo, y sus corazones verán todo de manera diferente”

 

Virgen Madre, haz que no nos olvidemos que nuestra existencia tiene una meta. Que la vida que vivimos ahora se nos vera colmada en gracia junto a Dios. Que nos espera el cielo, sin olvidarnos de vivir comprometidos en este mundo dejando ver con nuestra vida el Reino de Dios que ya está entre nosotros. Padre Nuestro. Ave María. Gloria. Oramos en silencio y con el corazón.

 

“Hijitos, no están solos, yo estoy con ustedes e intercedo ante mi Hijo Jesús por ustedes. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

 

María, Reina de la Paz, tu nombre es presencia, tu nombre es cuidado, es intercesión. Bendita seas por permanecer con nosotros e interceder en nuestro favor. Necesitamos tanto tu ayuda y protección. Sin Ti, Madre de Bondad, no es fácil caminar hacia Jesús. Llévanos de tu mano y condúcenos a la gracia de la salvación que Él nos ha ganado.

 

  1. DIRIJAMOS NUESTRA PLEGARIA A MARIA NUESTRA MADRE

 

Reina de la Paz que nos llamas a la conversión. Ruega por nosotros.

Reina de la Paz que nos enseñas a abrir el corazón. Ruega por nosotros.

Reina de la Paz que nos haces testigo de paz y amor. Ruega por nosotros.

Reina de la Paz que nos enseñas el anhelo del cielo. Ruega por nosotros.

Reina de la Paz que nos ayudas con tu intercesión. Ruega por nosotros.

 

  1. PEDIMOS LA INTERCESION DE NUESTRA MADRE

 

Dulce Madre no te alejes, tu vista de nosotros no apartes….

 

MARIA REINA DE LA PAZ. RUEGA POR NOSOTROS Y POR EL MUNDO ENTERO

 

P. RAFAEL ZACARIAS GARCIA

Compartir: