P. Livio: Queridos amigos, estamos conectados con Marija de Medjugorje, que nos comunicará el mensaje de la Reina de la Paz del día de hoy 25 de julio 2021.

P. Livio: ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Un saludo a todos los oyentes de Radio María. Hoy celebramos la fiesta del apóstol Santiago y aquí en Medjugorje es un día muy festivo, con muchos peregrinos, además ayer durante la adoración, había más de cincuenta sacerdotes por lo que fue muy emotivo. La Virgen nos ha dado un mensaje muy bonito que ahora os voy a leer.

“¡Queridos hijos! Os invito a ser oración para todos los que no oran. Hijos míos, testimoniad con vuestra vida la alegría de ser míos, y Dios escuchará vuestras oraciones y os dará la paz en este mundo inquieto, donde el orgullo y el egoísmo reinan. Hijos míos, sed generosos y sed el amor de mi amor, para que los paganos sientan que vosotros sois míos y se conviertan a mi Corazón Inmaculado. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

P. Livio: Marija, antes de entrar en los detalles del mensaje, háblanos un poco de esta fiesta del patrono de vuestra parroquia. Es curioso el hecho de que Santiago sea el patrón de los peregrinos en todo el mundo y de que se le pusiera precisamente este nombre a esta parroquia cuando todavía no se sabía que iban a llegar aquí peregrinos de tantos lugares del mundo.

Marija: Si, el patrón de nuestra parroquia es Santiago. De hecho, la antigua iglesia ya estaba dedicada a Santiago, pero durante un pequeño terremoto se abrió una grieta y los comunistas decidieron derruirla. La verdad es que se dice que la quisieron derruir para hacerse, con sus piedras, casas nuevas junto al mar. Así pues, hicieron la nueva construcción a pesar de que gran parte de la población se iba a vivir a la ciudad (eso era en los años sesenta). El padre Radovan, que era ingeniero y el constructor de la iglesia, hizo un gran proyecto del cual decían que parecía un aeropuerto y ahora, gracias a Dios, incluso se ha quedado pequeña. Pero ahora con la pandemia, el altar redondo del exterior, se utiliza siempre para la Santa Misa y la adoración cuando hay tantas personas. La procesión se hace desde la iglesia nueva hasta el lugar donde estaba la vieja. Hoy hemos tenido una misa muy bonita a las 11.00 con el padre Miro que es una vocación de Medjugorje. Hoy se palpaba el aire festivo, con la misa, el rosario completo y tanta oración llena de alegría esperando el mensaje de la Virgen. Lo que más nos ha sorprendido es cuando la Virgen, en su mensaje, ha dicho: “para que los paganos se conviertan a mi Corazón Inmaculado”. Esto nos ha llenado de esperanza porque es la primera vez que la Virgen utiliza la palabra “pagano” y nosotros sabemos que muchas personas que llegan a Medjugorje vienen como paganos y vuelven a casa como cristianos. Esto es lo más bonito, porque incluso nosotros, los bautizados, tenemos necesidad de esta inmersión que nos ofrece Medjugorje gracias a la Virgen. Hoy, con algunos amigos, la Virgen nos ha permitido tocarla y esto es maravilloso, emociona mucho, no se si yo habré dejado mancha en su vestido, pero lo que yo siento siempre es el deseo de parecerme más a Ella. Esto me llena de una inmensa felicidad y le doy gracias continuamente por todo lo que nos está dando y le pido que podamos estar siempre cerca de Ella, de su Corazón Inmaculado, como Ella misma ha dicho.

P. Livio: Marija, Efectivamente, he comprobado que la Virgen no había usado antes la palabra “pagano” usando las palabras de “no creyentes” o bien “los que no conocen el Amor de Dios”. A mi parecer es un hecho muy importante, aunque no sé si se refiere solo al mundo occidental que ha perdido la fe y se ha vuelto idólatra, o si se refiere a todo el mundo. Es decir, piensa en todo el continente asiático donde la mayor parte son paganos, de una religión panteísta. Yo creo que tiene una perspectiva muy amplia que tiene a que ver con gran parte de la humanidad que ha abandonado a Dios y que se ha puesto a sí misma en el lugar de Dios, por lo tanto, es pagana e idólatra.

Marija: Sí, mientras estaba con los que traducen el mensaje, me decían que la palabra “pagano” ya es internacional, es decir que ya es tan conocida, que es fácil traducir y por otra parte, los paganos podemos ser también nosotros, que a pesar de ser cristianos, nos hayamos alejado. Además, el paganismo incluye muchas cosas del mundo de hoy con todas esas religiones. Piensa que la palabra “pagano” estaba prohibida y sin embargo, ahora la Virgen la dice. También las palabras “orgullo y soberbia” la Virgen prefiere decir “inquietud” donde reina el orgullo y el egoísmo. La Virgen nos está llamando a ser amor de Su Amor. Es decir, si nosotros hemos experimentado el Amor de Dios y de la Virgen, debemos ser nosotros ese Amor para aquellos que no aman, que no han conocido el Amor de Dios, para los que están alejados. La Virgen nos da hoy la clave: “Ser el amor de su Amor”.

P. Livio: Quería decirte que, ya en otra ocasión, la Virgen había dicho: “Dad a los demás el Amor que yo os doy a vosotros”. Pero esta expresión de: “El amor de mi Amor”, me parece que es la primera vez que lo ha dicho.

Marija: Sí. El padre Slavko decía que para los teólogos los mensajes de la Virgen eran demasiado simples, pero la Virgen habla con ternura materna, con simplicidad y cuando el corazón se abre y ora, se puede entender. A veces me parece que son muchas palabras y cuando empiezo a rezar, siento algunas de esas palabras como esta tarde y después mañana o pasado mañana sentiré todavía lo bellas que son estas palabras: “Ser el amor de Su Amor”. La Virgen nos dice que debemos combatir el orgullo y el egoísmo, que debemos ser alegres, portadores de paz, de oración. Si somos capaces de entenderlo, ello provoca felicidad en nuestro corazón porque hemos sido elegidos. Cuando la Virgen nos llama hijos es porque lo somos, yo soy la hija de la Virgen y esto me produce una inmensa felicidad en el corazón.  Así nos convertimos en esas manos extendidas para todos aquellos que no han conocido el Amor de Dios. La vida es dura, pero cuando la miramos con los ojos de Dios y de la Virgen lo vemos todo diferente, lo vemos con el Amor de la Gospa y esto nos llena de felicidad.

P. Livio: La Virgen nos pide ser oración para todos aquellos que no oran. Es decir, que no es suficiente orar por los demás, sino que debemos orar en su lugar. Tenemos pues, esa responsabilidad de tener encendida la oración en el mundo para que Dios tenga misericordia. Por ejemplo, si en una familia hay alguien alejado que no ora, debemos orar en su lugar. Debemos tener esa función de sustitución por aquellos que han abandonado la fe y la oración.

Marija: Exactamente. Nosotros, aquí en Medjugorje, sobre todo por la mañana, subiendo la colina, oramos por todos aquellos que han venido a Medjugorje y por aquellos que vendrán.  Ahora, ya estamos esperando a todos los que vendrán para el festival de los jóvenes con la oración y creo que es algo muy bonito y que no se hace en ninguna otra parte.  Además, aquí, en cada lugar donde la Virgen ha dado algún mensaje específico, o donde hay grupos de oración, cada cosa habla de Dios y por esto Medjugorje es especial. Medjugorje es la Tierra de María, como Ella dice, es Su Tierra. Cuando se llega aquí, sobre todo después de la confusión que ha creado esta pandemia, la gente llega con miedo en el corazón y la Virgen nos invita a orar por todos los que no lo hacen, a testimoniar con nuestra vida, la alegría de sentirse suyos. Estas palabras de la Virgen me hacen sentir muy feliz porque la Virgen es nuestra. Ella acoge nuestras oraciones, las ofrece a Su Hijo Jesús y Dios las escuchará, tal como nos ha dicho esta tarde.

P. Livio: Sí, es muy bonito y es verdad que la persona que ha conocido el Amor de Dios y de la Virgen, aquí en Medjugorje, o bien en otro lugar, se ve feliz, con un rostro radiante. Esta es una señal importante, sobre todo ahora que en el mundo se ven muchas caras preocupadas, tensas, nerviosas. También nosotros podemos caer en ello, pero si oramos y entramos en comunión con Dios, nuestra alegría se vuelve una fuerza de evangelización.

Marija: Justo ayer, durante la adoración, con toda la explanada llena de peregrinos llenos de alegría en el corazón, veías unas caras con expresión de la felicidad de Dios. Es realmente un don poder estar aquí en Medjugorje sobre todo ahora que muchos no pueden venir y otros tienen miedo de encontrar obstáculos. En estos días han empezado a venir los primeros peregrinos italianos, los primeros grupos. Anteayer, tuvimos una aparición para todos y de pronto una señora se acerca y me dice que habían llegado con un grupo de setenta peregrinos italianos. Yo casi no me lo creía, me parecía un espejismo, pero no, era verdad. Ellos no tuvieron miedo, tomaron el avión hasta Split, cada uno de ellos compró el billete online y de allí vinieron a Medjugorje en autocar sin problemas y con unas caras de felicidad que parecía que hubieran ganado la guerra. Se siente una alegría muy grande al poder volver a Medjugorje. Por esto, ante estas situaciones, cuando no se sabe qué hacer, se debe orar y Dios nos hablará en el corazón y nos dará la paz. En este mundo inquieto, donde hay tanto egoísmo y soberbia, la Virgen nos llama a la generosidad, a ser amor de Su Amor. Yo creo que, sobre todo nosotros que hemos recibido tanto amor de la Virgen en estos cuarenta años, nos debemos más a Ella. Aquí hay un grupo que, desde hace un año, en vistas del cuarenta aniversario, cada mañana a las cinco, ha subido a la colina orando y continuará durante todo el año. Yo he participado algunas veces y veo que lo hacen con un gran entusiasmo en el corazón, con un gran amor por la Virgen. Una señora, que ya no es joven, se cortó el cabello y se hizo marcar en la cabeza el numero 40. Sorprendida de este hecho le pregunté y me contestó que amaba tanto a la Virgen que se lo quería agradecer con ese gesto. Es decir, uno que ama, es capaz de hacer locuras como hizo esta señora, aunque yo ¡sería incapaz de hacer algo así!

P. Livio: Marija, quería decir que la Virgen utiliza a menudo la expresión “sois míos”. De hecho, en el mensaje del 19 de julio dice: “pero si sois míos, venceréis”, y en el mensaje de hoy dice dos veces que somos suyos. Pero, según tú, ¿cómo se hace para ser de María?

Marija: Yo, desde el principio, he entendido que se tiene que empezar a orar. Cuando se ama a la Virgen como nosotros la amamos ya desde el inicio, no solamente nosotros los videntes, sino también toda la parroquia, se siente las ganas de orar con alegría en el corazón. Cuando le preguntamos a la Virgen por qué había elegido esta parroquia, Ella nos dijo: “Porque aquí la fe está todavía viva” y nosotros respondimos con la fe, con la alegría. No lo digo para presumir, pero aquí en Medjugorje había mucha pobreza. Mi padre trabajaba en Alemania, también el padre de Vicka y el de Iván, no había teléfono, pero lo que nos unía siempre era la oración, lo que podíamos dar era la oración, esa unión con Dios nos aseguraba que todo iría bien. Los mensajes de la Virgen son simples, pero Ella nos guía, nos guía a Su Hijo Jesús y cuando estamos con Jesús y bajo la protección del Corazón Inmaculado de María, estamos seguros. Don Bosco decía que María es Eucaristía, que son las columnas de nuestra vida. Precisamente ahora, en esta barca turbulenta del huracán de nuestra vida, la Virgen nos dice que nuestro refugio debe ser Su Corazón Inmaculado y el de Jesús.

P. Livio: No sé si puedo hacerte esta pregunta, pero te la hago igualmente, tú decides si la respondes o no. Sabemos que hay tres videntes que ya no tienen las apariciones cotidianas sino solo una vez al año y así continuarán para toda la vida, como les dijo la Virgen, pero estas apariciones cotidianas, ¿hasta cuándo durarán?

Marija: Cada vez, y también hoy, acabada la aparición, me pregunto cuánto durará. Me acuerdo de que el padre Slavko, cuando se acababa la aparición y me ponía a llorar, me decía sonriendo si quería que me preparara una sábana individual o doble para socorrer mi llanto. Yo entraba en crisis porque me parecía que no era digna de transmitir el mensaje que la Virgen me daba. Muchas veces no entendía bien las palabras, sí, las veía escritas, pero a veces no expresaban lo suficiente, sin el Amor de Su voz, perdían fuerza y cuando lo escribía en el papel, me parecía que no era el mensaje justo. Entonces, me ponía a leerlo varias veces hasta que me convencía de que ese era el mensaje que me había dado, pero faltaba Su Amor, faltaba ese ingrediente. Esta tarde, cuando la Virgen ha dicho que estaba emocionada, también yo he sentido una emoción muy fuerte en el corazón y cuando he dado el mensaje a los allí presentes, mi voz temblaba al decir que teníamos que ser amor de su amor. Es decir, cada palabra que llega de la Virgen es tan fuerte que siempre me toca profundamente y siento que es para mí y que me debo convertir diariamente para asemejarme a Ella. Los mensajes de la Virgen son simples como los consejos de una mamá, pero al mismo tiempo son tan profundos que cada vez me quedo sorprendida.

P. Livio: Pero Marija, si miramos bien este mensaje, del principio al fin nos invita a una misión. Nos dice ser oración para los que no oran, dar testimonio con nuestra vida, ser generosos, etc. Todo dirigido a la salvación de este mundo.

Marija: Sí, esta tarde, hemos dicho con el padre Petar, que, con este mensaje, todo irá muy bien porque parece un mensaje profético, ¿verdad?

P. Livio: Efectivamente.

Marija: La Virgen nos dice que no nos escondamos en nosotros mismos, que demos testimonio, que oremos, que seamos generosos…

P. Livio: Sí, todo para que los paganos se conviertan a su Corazón Inmaculado. Es decir, que todos debemos esforzarnos para ser las manos extendidas de la Virgen.

Marija: Exactamente. También nosotros lo hemos entendido así. Yo creo profundamente que la Virgen quiere de nosotros la oración y un gran amor. Me acuerdo de los primeros años cuando venían tantos peregrinos a Medjugorje y era porque aquí sentían la presencia y el amor de la Virgen y volviendo a sus hogares sentían la necesidad de dar testimonio. De este modo, hacían que otras personas se sintieran atraídas hacia este lugar y cuando volvían lo hacían acompañados de otras personas que, a su vez, hacían lo mismo. Ahora, más que nunca, debemos ser testigos, no solo en nuestras casas, sino también para todos los paganos, como dice la Virgen. Puede ser alguien que no cree, pero también puede ser alguien que ha perdido la fe por el camino. Yo me acuerdo de un grupo de oración en América que, una vez al mes, en el encuentro de oración y donde preparaban también de comer, pedían a alguien que diera su testimonio como por ejemplo: un teólogo, un sacerdote o personas que se habían convertido de un modo extraordinario, personas curadas en el alma o en el cuerpo, siendo así esas personas estímulo para otros. Me acuerdo que el número de personas de este grupo de oración crecía constantemente porque testimoniaban por todas partes. Gracias a Dios existen estos grupos de personas que lo dan todo, que son tan generosos, no solamente en la oración, en el testimonio, con el amor, sino también abriendo las puertas de su casa para dar de comer, etc.

P. Livio: Marija, te quiero hacer una última pregunta. El año cuarenta ya ha pasado…

Marija: No, padre Livio, el cuarenta apenas ha empezado

P. Livio: Cuando se cumplen es que se termina y empieza el siguiente.

Marija: No, no padre Livio, el cuarenta y uno no empezará hasta el año próximo.

P. Livio: Bueno, no importa. Lo que quería decir es que esperábamos el cuarenta aniversario pensando que iba a suceder alguna cosa y en realidad, lo que la Virgen nos ha dado a entender, también en el mensaje del 25 de junio, es que sigue siendo un tiempo de gracia, un tiempo de conversión. Es decir, debemos acoger como un tesoro cada minuto que tenemos a nuestra disposición para prepararnos para los tiempos más difíciles. No desaprovechar este tiempo que Dios todavía nos ofrece para ser los apóstoles de Maria, como Él quiere que seamos. Este mundo va hacia su destrucción, va hacia el mal y tiene necesidad de fuerzas que lo detengan.

Marija: Sí, es muy bonito. Nosotros esperábamos un mensaje extraordinario y la Virgen nos dijo que su corazón estaba alegre porque en todos estos años veía nuestro amor y nuestra disponibilidad a su llamada. También nos pidió orar con Ella por la paz y la libertad. Yo creo que, sobre todo ahora, la paz y la libertad están en peligro. Creo que ese mensaje era profético. De hecho, de ninguno de los mensajes de la Virgen podemos decir que no sean proféticos porque llegan del futuro, llegan del Cielo y nos dice que la sigamos, que la amemos y la imitemos. Por esto, nuestro destino es el Cielo, volver a Dios, volver a la Virgen. Esto es lo que Ella quiere, que volvamos a su Corazón Inmaculado para que nos pueda ayudar a acercarnos a su Hijo Jesús. En el mensaje de este nuevo milenio, la Virgen nos dijo que Satanás estaba desencadenado y debíamos consagrarnos a su Corazón Inmaculado y al de Jesús. Nuestro futuro es precisamente este: ponernos bajo la bandera de Jesús y bajo la protección del manto de Maria y seguir adelante combatiendo. Hoy en día la vida no tiene valor, estamos peor que en tiempos de la esclavitud. Hoy vemos que el aborto se hace como si nada, como si se matase una gallina, bueno, la verdad es que ahora, ¡si se mata una gallina parece peor! El aborto se hace como beber un vaso de agua, sin misericordia, sin remover la conciencia, sin ver que estamos matando una criatura de Dios. También, la paz, hoy me han pedido rezar por tantas naciones donde ha estallado la guerra, de manera especial por Kabul, donde están llegando estos extremistas que están arrasando por donde pasan. Repito, la vida no tiene valor. Por esto, la Virgen está con nosotros y nos está diciendo que cada uno de nosotros es importante, es único e irrepetible, que nosotros somos muy importantes a los ojos de Dios. ¡Ay de nosotros, si vamos contra las leyes de Dios! Quien mata, no es solamente maldito, no está solamente alejado de Dios. Por esto la Virgen, durante todos estos años, nos está llamando para que volvamos a Dios. Tantas veces hemos visto personas que han asesinado, que han cometido abortos y no viven en paz, no hay alegría en ellos. En cambio, nosotros estamos llamados a ser alegría, a ser paz, a ser el reflejo de Dios. Hoy en día, tantos caminan como si les faltara el alma, sobre todo en las grandes ciudades donde el paganismo está en pleno apogeo. La Virgen nos llama para que vivamos en armonía con Dios para ser felices a pesar de los problemas.

P. Livio: Marija, has hablado de la paz y uno de los países que tiene ese problema es Ucrania, pero, como tú nos has dicho antes de empezar la entrevista, hay muchos peregrinos que vienen a Medjugorje de ese país. ¿Cómo nos explicas este hecho?

Marija: ¡Es increíble padre Livio! Yo cada vez me emociono cuando veo esos peregrinos con una pobreza extrema, que llegan después de varios días de viaje arriesgando todo, pero con una fe enorme. Anteayer, hablé con un obispo que llegó con ellos (son más de mil peregrinos y hay unos treinta sacerdotes, muchos son greco-católicos y también hay ortodoxos) y me dijo que habían venido a pedir la paz a la Reina de la Paz. Estoy segura de que la Virgen los escuchará ya que, no obstante esta situación de riesgo de guerra, ellos creen en el poder de la oración. Por esto cuando me encuentro con ellos, le digo al intérprete que no están solos, que nosotros también oramos junto a ellos por la paz. Siento mucha ternura por esas personas que están tan abiertas a la voluntad de Dios y que suplican a Dios que les conceda la paz a su tierra. Es verdad que se trata de vivir solo setenta u ochenta años los más robustos, pero seguimos todavía atados a esta tierra hasta que Dios quiera. Tengo el testimonio de un fraile que cuando había guerra, durante un bombardeo entró en la iglesia, tomó el Santísimo y dijo: “Jesús, yo todavía soy joven y puedo servirte, por esto no creo que te convenga que yo muera porque serás aplastado en el fango. Maria ayúdame a poner a salvo a tu Hijo.” Dicho esto, escapó corriendo con el Santísimo escondido en su pecho junto con otros prófugos. Esta fue una oración muy profunda. Este fraile vino a verme hace poco y me decía que gracias a Dios y a la Virgen estaba todavía vivo y ese era su testimonio. Ahora es un sacerdote con una fe muy fuerte y con experiencia de Dios para poder dar un buen testimonio. Creo que todos debemos dar testimonio mientras estamos aquí, porque cuando no estemos aquí, estaremos en el purgatorio o en el Paraíso, espero que no sea en el infierno, porque yo no quiero ir al infierno.

P. Livio: Queremos ir al Paraíso directamente sin pasar por el purgatorio. Me acuerdo que la Virgen, en los primeros años, dijo que era mejor renunciar a todo antes que ir al purgatorio.

Marija: Yo creo, padre Livio que la Virgen nos quiere felices aquí en la Tierra y con Ella en el Cielo.

P. Livio: Sí, una vida feliz aquí en la Tierra, pero por otra parte, no somos verdaderamente felices ya que no se puede negar que hay tantas personas que lloran por dolores y disgustos, por los hijos, por los maridos, las esposas, los enfermos etc. Yo quisiera encomendarte toda esta familia de Radio María y que les dijeras unas palabras de consuelo.

Marija: De todo corazón, porque Radio María nació en Medjugorje con la Virgen. Ella es muy generosa con Radio María, porque dime padre Livio, ¿cuántas Radio María hay en estos momentos?

P. Livio: En todo el mundo hay ciento seis.

Marija: Ves, la Virgen quiere que se escuche su voz a través de esta radio que lleva su nombre. Yo siempre le pido por todas las personas de la familia de Radio María y las encomiendo todas a su Corazón Inmaculado.  Le pido que las ponga bajo su protección, sobre todo a los enfermos y también a todos los que debido a la pandemia están enfermos psicológicamente y les dé la paz que necesitan. Necesitamos orar juntos por la paz y la libertad y yo, de modo especial, hasta que Dios me conceda este don, puedo interceder por vosotros delante de la Virgen y lo hago con todo mi corazón. Mis oraciones no faltan, son pobres, pero las hago con todo mi amor. La familia de Radio María está en mi corazón, y no solamente en el mío, sino también en el de los demás videntes porque la Virgen nos pide ser sus manos extendidas y así queremos ser para todos vosotros. He conocido a tantas personas de Radio María que han venido a Medjugorje y pienso que todos somos uno en el Corazón Inmaculado de Maria y el Corazón de Jesús. Por esto, pongamos bajo su manto todas nuestras necesidades espirituales y materiales, por la salud, la paz, la libertad…, para que el Señor escuche todas nuestras oraciones.

P. Livio: Gracias de corazón Marija, y ahora terminamos con la oración.

 

TRADUCCIÓN: Equipo de voluntarios de Amor de Déu

Compartir: