Entrevista a Marija por P. Livio

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina

P. Livio: Queridos oyentes de Radio María, aquí tenemos en directo a Marija di Medjugorje que nos dará el mensaje de la Reina de la Paz de hoy 25 de julio de 2019.

P. Livio: ¡Hola Marija!

Marija: ¡Hola padre Livio! Un caluroso saludo a todos los radioyentes desde Medjugorje. Hoy, como cada 25 de mes, la Virgen nos ha dado el siguiente mensaje:

“¡Queridos hijos! Mi llamada para vosotros es la oración. Que la oración sea para vosotros alegría y una corona que os una a Dios. Hijos míos, vendrán las pruebas y vosotros no seréis fuertes y el pecado reinará, pero si sois míos venceréis, porque vuestro refugio será el Corazón de mi Hijo Jesús. Por eso, hijos míos, regresad a la oración hasta que la oración se convierta en vida para vosotros, de día y de noche. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!»

P. Livio: Marija, me parece que este mensaje es una llamada muy fuerte a la oración. Nunca, antes, la Virgen nos había dicho de rezar día y noche.

Marija: Sí, aunque desde que la Virgen está aquí en Medjugorje, nos pide continuamente rezar hasta que nuestra vida se vuelva oración. Pero hoy, de modo específico, nos pide rezar incluso de noche. Yo me acuerdo que cuando Jakov era todavía pequeño, la Virgen pidió a nuestro grupo de oración que rezásemos siempre un poco más hasta que nuestra vida se volviera oración: el rosario completo, leer la Sagrada Escritura, asistir a la Santa Misa, lo que nos podía ocupar, más o menos, tres horas al día y durante una de sus apariciones, Jakov le dijo a la Virgen: “¿No será demasiado?” Pero la Virgen quiere siempre ser muy clara con nosotros, como lo ha sido hoy diciéndonos que debemos rezar día y noche. Es decir, que incluso cuando dormimos, nuestra mente y nuestro corazón deben orar.

P. Livio: Marija, creo que en este mensaje hay una reminiscencia del mensaje que tú recibiste el primer día del nuevo milenio cuando la Virgen dijo: “Siendo Satanás liberado de sus cadenas, consagraos a mi corazón y al de mi Hijo Jesús.” En el de hoy, hay algo semejante cuando nos dice que vendrán las pruebas y también nos dice que, si no estamos preparados con la oración, nos arrasarán las pruebas, las seducciones, las pasiones, y reinará el pecado. Por eso dice que, si queremos vencer, debemos refugiarnos en el Corazón de su Hijo Jesús.

Marija: Sí, yo también debo decir que leyendo y reflexionando este mensaje, he pensado en el parecido entre ellos, pero yo creo que la Virgen ha querido decir que habrá pruebas, que habrá pecado, pero al mismo tiempo, nos da la receta para evitarlo indicándonos como refugio el Corazón Inmaculado de su Hijo Jesús. La Virgen nos invita no solamente a volver a la oración, a la devoción sino a mucho más, nos pide volver a ser suyos. En nuestros días, cuando todo parece tan incierto, deberíamos recordar que la Virgen dijo a Don Bosco que en la tierra permanecerán dos pedestales: la Eucaristía y la Virgen. Por esto, aquí en Medjugorje, la Virgen nos repite que su corazón y el de su Hijo vencerán y Ella nos lleva a todos nosotros a Jesús, al Espíritu Santo, a Dios Padre. Lo que la Virgen quiere es que pertenezcamos a Dios. Yo siempre repito a los peregrinos que no hay que pensar a quien seguimos, si a Pedro, a Pablo o bien en qué grupo de oración estamos, porque todos somos de Jesucristo. La mayor necesidad de nuestro tiempo es el testimonio que debemos dar con nuestra vida. Esto es lo que pide la Virgen.

P. Livio: ¿Sabes Marija? Me ha tocado mucho la frase: “pero si sois míos”, en esas pocas palabras nos dice que la oración no es solamente el deber de cada día, sino que va más allá. Nos debe llevar a una consagración, a una donación de nosotros mismos, a una unión con Jesús a través de María.

Marija: Yo creo profundamente que nuestra consagración es la que hizo el papa Juan Paolo II. “Totus tuus”. Si somos de María, somos de Jesús. Yo tengo la experiencia y doy testimonio de ello. Si yo me enamoro de la Virgen, Ella me lleva a su Hijo Jesús. Este es el mensaje de Medjugorje que nosotros hemos vivido. Esto es lo que la Virgen nos pide, ese abandono total de nosotros mismos con esa consagración, con esa oración cotidiana.

P. Livio: La Virgen nos pide que la oración sea alegría en nosotros, pero al principio, la oración es también una fatiga, una lucha, un compromiso porque estamos distraídos, porque la carne no quiere orar porque estamos en pecado, es decir, que al principio requiere esfuerzo y solo más tarde se convierte en gozo.

Marija: Sí padre Livio, yo creo que la Virgen a través de este mensaje nos quiere decir que todos caeremos, porque todos somos pecadores y el pecado reinará, pero si queremos vencer, nuestro refugio será el Corazón de su Hijo Jesús. Es decir, que no debemos tener miedo de las pruebas, ni tan siquiera del mismo pecado dado que somos pecadores, si no de ser fuertes y tener la valentía de levantarnos y reconocer que somos pecadores, pero librando esa batalla convencidos de que el pecado no vencerá.

P. Livio: Cierto que en el mundo de hoy el pecado sobreabunda, pero aquí dice que el futuro será peor. Dice que vendrán las pruebas, pero ya hay muchas ahora. Quiere decir entonces, que habrá más, que habrá más maldad en el mundo. Es decir, que se nos plantea un futuro, digamos de gran lucha espiritual.

Marija: Sí, habrá lucha espiritual, pero también personal yo creo. Personal entre yo y el pecado, entre yo y la santidad, también con la tentación. Hay tantas personas, por ejemplo, que dicen no encontrar un párroco de su gusto y por eso no van a misa. A menudo se tienen ese tipo de comportamientos de paganos, de rebeldes. En cambio, la Virgen nos llama a mirar el Corazón de Jesús y Ese es perfecto. De esa forma, no hallaremos más excusas y el pecado ya no encontrará espacio en nuestro interior.

P. Livio: En este mensaje, la Virgen nos dice: “Regresad a la oración”. Tú, ¿qué consejo darías a todos los que te estamos escuchando?

Marija: Yo diría que se debe empezar con pequeñas oraciones. Por mi experiencia aquí en Medjugorje, aunque aquí es mucho más fácil ya que hay mil ocasiones para la oración, pero siempre digo que es mejor empezar con pequeñas oraciones como la coronilla de los 7 Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Después, poco a poco, se hace siempre un poco más hasta llegar, como ha dicho la Virgen esta tarde, a orar de día y de noche. Yo he hecho esta experiencia, es decir, que, orando tanto, nuestro corazón se conecta con el cerebro y se ora automáticamente. Debo decir que esta experiencia me enorgullece. Cuando éramos jóvenes y la Virgen nos visitaba, sabíamos que era una gracia muy grande, más grande de lo que nosotros nos pudiéramos imaginar y para agradecer a la Virgen su presencia entre nosotros, orábamos mucho, durante horas, con los primeros peregrinos que llegaban a Medjugorje, sobre todo croatas en aquella época, y después poco a poco empezaron a llegar siempre más y más de otros muchos lugares. Nosotros, orábamos mucho, unas oraciones con unos, otras con otros, convirtiéndose el día en oración. A menudo estábamos tan cansados que no nos quedaban ni fuerzas para hablar. Me acuerdo que a veces detrás de la puerta del pasillo para hablar con los peregrinos que venían a casa yo decía: “Señor, sírvete de mí. Yo estoy aquí, ayúdame.” Yo sentía esa fuerza y hablaba con tantas ganas, que la gente se preguntaba cómo podía hablar de aquel modo con todo el cansancio acumulado. Obviamente, era Dios que obraba en nosotros, porque Él es nuestra fuerza. Lo mismo nos ocurría con la oración. Tantas veces de noche nos poníamos a rezar y no sabíamos lo que iba a durar. No sabíamos todavía el Rosario, pero empezábamos cada uno de nosotros con un Padrenuestro, Avemaría y Gloria por las intenciones de la Virgen, y así, se hacía una oración continua. Era realmente muy bonito.

P. Livio: Me acuerdo que en aquellos tiempos, se rezaba tanto, que nos embriagábamos de oración.

Marija: También ahora en Medjugorje, a pesar del calor, se puede ver tantísima gente, ahora hay muchos polacos. Esta mañana, estando en el hotel que regentamos, pregunté cómo estaba y me han dicho que era la calma antes de la tormenta. Se está preparando el Festival de la Juventud y hay mucho que organizar por lo que se refiere a la comida, las camas, ya que no hay bastantes camas en Medjugorje para estos días. ¡Son tantos los jóvenes que están por llegar!

P. Livio: Marija, hablando de oración, me acuerdo que me habías dicho que te había gustado mucho el libro Relatos de un peregrino ruso.

Marija: Sí, sí, mucho. La frase del peregrino ruso: “Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, ten piedad de mí, pecador”, me ha ayudado mucho para la oración incesante, pero también las oraciones de santa Brígida, la coronilla de Jesús misericordioso que digo cada día y tantas otras oraciones a san José y otros santos. La Virgen nos ha dicho tantas veces que debemos aprender de la vida de los santos, leyendo sus vidas e imitándoles para llegar a ser santos nosotros también. Como Juan Pablo II a quien proclamaron santo enseguida en la plaza de San Pedro. Nosotros tenemos aquí al padre Slavko, justo esta tarde al padre Marinko, párroco de Medjugorje, siendo hoy la fiesta de nuestro patrono, San Santiago Apóstol, durante la misa ha hablado de padre Slavko, un santo de los nuestros que todavía no está en las letanías, pero que para nosotros ya lo es. Nosotros lo conocíamos, vivíamos con él, fue mi primer guía espiritual y puedo decir con todo mi corazón que el Señor obra de un modo maravilloso y nos está usando. Somos instrumentos débiles, pero con Dios, nos volvemos fuertes.

P. Livio: Sí, estoy de acuerdo contigo, porque el padre Slavko era una persona pura, todo entregado a la Virgen.

Volviendo a la oración, Marija, cuando la Virgen dice que sea una corona que nos una a Dios, ¿no crees que se refiere a la corona del Rosario?

Marija: Sí. Nosotros, aquí en Medjugorje, tenemos una camiseta que dice: “la corona vencerá y nos llevará al Paraíso”, y creo que esa corona nos ayudará a acercarnos a Jesús, a la Virgen y a todos los santos.

P. Livio: Marija, háblanos un poco de esta fiesta de San Santiago Apóstol, que también es la fiesta de Radio María ya que cuando elegimos el terreno donde íbamos a construir la sede cerca de la columna donde está la Virgen, nos dimos cuenta que era el 25 de julio, fiesta de Santiago y, por lo tanto, siempre pensamos que ese terreno sería un trocito de Medjugorje.

Marija: ¡Qué bonito! Nada sucede por casualidad. El Señor lo enlaza todo como una trenza. Para nosotros, es todo un diseño suyo.

Este año, aquí en Medjugorje, hemos celebrado esta fiesta más que nunca. Hemos hecho una Novena y también un Triduo. En esta Novena, cada parte de la parroquia tenía varios compromisos y los últimos tres días han sido muy especiales porque ayer tuvimos el 50 aniversario de varios sacerdotes relacionados con Medjugorje, el día anterior tuvimos una fiesta de agradecimiento a la parroquia con Monseñor Hoser que quiso dar una carta escrita para las familias que acogen a personas que vienen de retiro, unos retiros que se hacen gratis (cosa que no sucede en ningún otro santuario). Por ejemplo, en los retiros de sacerdotes, las familias adoptan a un sacerdote. Ya el padre Slavko empezó con jóvenes alcohólicos o con problemas de dependencia. También hay un retiro muy bonito, muy conocido, para los discapacitados en el que participan niños discapacitados de todo el mundo y las familias de aquí acogen a los niños, a los padres, a los que les ayudan con la terapia, los médicos, etc. También hay otro retiro para las familias numerosas, que, con tantos hijos, nunca se podrían permitir venir a Medjugorje de peregrinación debido al coste del mismo. Hay tantas otras pequeñas iniciativas que tienen lugar aquí. También hay el de los médicos en pro de la vida y tantas otras cosas que ahora no me vienen a la cabeza. Este año Monseñor Hoser ha querido dar personalmente este agradecimiento, como un premio a todas esas familias para que lo pongan en sus casas, pensiones y hoteles. También a todos los jóvenes que hacen de traductores e intérpretes durante estos eventos completamente gratis que suelen durar una semana, pudiendo así los participantes escuchar todo en su propia lengua. Ha sido una iniciativa que me ha gustado mucho en la que ha habido bailes y cantos como agradecimiento. Fue un día realmente bello de agradecimiento a los parroquianos; con los parroquianos de agradecimiento a Dios por estos dones que han recibido pudiendo acoger en sus casas a esas personas para darles de comer y dormir.

P. Livio: Es una especie de voluntariado. Es querer compartir.

Marija: Sí. Hay una cosa muy bonita que se llama “Las manos de María” y que empezó Jakov con jóvenes que ayudaban a niños, (y no tan niños) discapacitados y los llevaban a la colina de las apariciones. Tanto ellos, como los padres, lloraban de felicidad porque nunca se hubieran imaginado poder estar allí arriba.

P. Livio: ¡Muy bonito! Marija, dinos algo del Festival de la Juventud que empezará el primer día de agosto.

Marija: Para el Festival de la Juventud ya se siente el fervor con toda la preparación que eso conlleva. En estos días muchos me han hablado de la necesidad de orar para que todo esté bien preparado, también para dar testimonio. Es bonito ver a los parroquianos que viendo que falta lugar, se ofrecen a encogerse para acogerles. Es como sucedía en los primeros años. Por un lado, es bonito, por otro, no tanto porque no habrá mucha comodidad en esos días. De todas formas, es bonito porque nosotros, los viejos, padre Livio, nos sentiremos jóvenes, ja, ja, ja.

P. Livio: Efectivamente, aunque no podamos infiltrarnos entre ellos, ja, ja, ja.

Marija: De hecho, mis hijos me dicen que no quieren estar conmigo, que ellos irán por otro lado, ja, ja, ja. Pero yo iré igualmente porque el programa es muy bonito como para perdértelo y te involucra demasiado. Este año, habrá muchas sorpresas y debemos agradecer al Señor por cada una de ellas. En la inauguración habrá personajes que no puedo nombrar y que ha invitado Monseñor Hoser. Agradecemos también al Santo Padre que ha autorizado las peregrinaciones de las diócesis con sus sacerdotes y obispos. De hecho, no hay día que el altar no se llene de sacerdotes, incluso en estos días en los que hay un poco más de calma.

P. Livio: La Virgen está aquí porque se lo ha permitido Dios, por lo tanto, es justo que tengamos el permiso del Santo Padre para que puedan venir peregrinaciones de todo el mundo con sus obispos.

Con esto, Marija, hemos llegado al fin de nuestra charla. Podemos despedirnos con la oración.

Marija: Sí. Con la ayuda de Dios, nosotros estamos aquí esperando la llegada de los jóvenes y rezamos junto con los enfermos. Por favor, no os desaniméis y abrid vuestro corazón a Dios para la conversión de tantos jóvenes que vendrán a participar de este encuentro ya que muchos de ellos vendrán por curiosidad empujados por sus amigos. Roguemos a Dios que obre a través de María y también a través de todos nosotros y nuestras oraciones los lleven al Corazón Inmaculado de María y Ella a su vez, los lleve a Jesús.

P. Livio: Marija, te agradezco mucho tus palabras y te encomiendo a todas las personas de Radio María.

Marija: De todo corazón padre Livio.

 

TRADUCCIÓN: Equipo Asociación Amor de Déu

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina