Posted on

Mensaje del 25 de Junio de 2009

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina
¡Queridos hijos! Alegraos conmigo, convertíos en alegría y agradeced a Dios por el don de mi presencia entre vosotros. Orad para que en vuestros corazones Dios esté en el centro de vuestra vida y con vuestra propia vida, hijos míos,...

Más información