La campeona mundial de salto de altura, la atleta croata Blanka Vlasic, habló el 2 de agosto y compartió su testimonio con los participantes del Festival de la Juventud, en Medjugorje. Habló sobre su vida, su carrera y el momento de su conversión, la fe en Dios y cuánto significa para ella.

Todo comenzó cuando tuve una lesión, dice Blanka, y debido al dolor, estaba cada vez más deprimida. Cada vez que no tenía éxito, me encerraba en la habitación durante tres días, para que nadie me viera o me escuchara. Los saltos de altura eran mi identidad y la falta de éxito me hacía indigna. Este estado de depresión aumentó tanto que hasta sentí una presión en el pecho que no podía respirar. En mi cabeza, hice una lista con los peores diagnósticos médicos posibles que podría tener. No quería hablar con nadie sobre mi lesión, mi dolor o lo que estaba pasando. Al igual que muchos jóvenes de mi edad, el sacramento de la Santa Confirmación fue para mí el momento en que dejé de ir a la Iglesia. Estoy avergonzada de ser como era, estoy avergonzada porque estaba dándole la espalda a Dios todo el tiempo, y sin embargo, de alguna manera sabía que Él estaba allí. Después, un amigo mío me llamó y me dijo que había encendido una vela en la iglesia de San Antonio. Más tarde pensé, que yo podría hacer lo mismo, tal vez algo podría cambiar, y continué con esa práctica durante dos meses, sin ninguna oración especial. Nada estaba cambiando, pero eso era, sin duda, la preparación para la conversión.

Seguramente, en todo esto, la experiencia de la conversión de su hermano también fue significativa y esto sucedió cuando se lesionó. Una vez, durante el entrenamiento, ella se quejó del dolor y su hermano comenzó a hablarle sobre Dios. Esto fue tan increíble para ella, que fue entonces cuando tuvo su conversión, lloró durante tres días, pero también comenzó a volverse más y más hacia Jesús después de ese momento. A veces le parecía que sus oponentes en el salto de altura estaban tan horrorizados cuando la veían que los hacía saltar peor. Blanka descubrió que era más feliz porque era más humilde y para ella, como atleta profesional, esto era liberación por sí misma.

Agregó que este fue el comienzo de su nueva vida y se convirtió en una persona que quería compartir su experiencia con todos los que la rodeaban y ayudarlos a descubrir la fe. Al final, dijo que confió todo al Señor y que todavía tiene el miedo de lo desconocido. Ahora sabe que en su vida ya no será atleta profesional y esto será un gran cambio para ella, pero se lo deja todo al Señor y está segura de que hará lo mejor para ella.

También habló sobre los últimos Juegos Olímpicos en Río, donde llegó completamente desprevenida y herida. Me preguntaba si había algún propósito en eso, pero después de ganar la medalla de bronce, pude ver que todo el dolor que tenía estaba allí para que yo pudiera ver que el Señor me demostró cómo las cosas no tienes que ser como yo pienso que serían, pero sí como El decidió que serían. Ella salta ahora para el Señor. “Todo lo que hago ahora, lo hago por el Señor, ya no se trata de mí”. Blanka desde ahora vive para Dios y solo quiere ser su hija amada.

Compartir:Compartir en FacebookCompartir en Google+Tweet en TwitterEnviar esta página por correoImprimir esta pagina